fbpx
INSPÍRATE

¿Qué necesito para organizar mi boda civil?

“Vale, ya estamos prometidos… ¿Y ahora qué?”

Ya habéis hablado de esto antes y estáis decididos: queréis un matrimonio civil. Pues ahora, para poder marcar el Día B en vuestras agendas y calendarios, lo primero que debéis hacer es pedir cita previa ante el encargado del Registro Civil de vuestra provincia, que os mandará al Ayuntamiento Local.

Este es un requisito obligatorio para casarse por lo civil, independientemente de que luego celebréis vuestra boda en el mismo Ayuntamiento, en una finca con Oficiante de Ceremonias, en un juzgado o ante notario.

A esta cita tenéis que ir con la siguiente documentación:

  • Fotocopia y original de vuestros DNI
  • Certificado de nacimiento
  • Certificado de empadronamiento o residencia
  • Instancia del Registro Civil

Y, según cuál sea vuestro caso, os pedirán: bien una declaración jurada del estado civil de soltería; o un Certificado del matrimonio anterior con anotación marginal del divorcio; o Certificado de defunción del cónyuge fallecido.

Una vez hayáis formalizado todo este papeleo, viene el momento de reservar la fecha de vuestra boda. Tened en cuenta que estos trámites han de hacerse con, al menos, 6 meses de antelación, ya que suele haber una alta demanda y de esta manera os aseguraréis de seleccionar la fecha y hora que más convenga a ambos. Y cuando tengáis la fecha, ¡avisad a vuestros testigos primero!

¿Qué significa ser testigo de una boda civil?

Significa que, para poder casaros por lo civil, necesitáis que algunas personas de vuestro entorno verifiquen la autenticidad de vuestro casamiento. Y necesitáis, al menos tres: uno para tramitar el expediente; y otros dos testigos para la firma del acta matrimonial.

En primer lugar, para tramitar el expediente. Debéis contar con un testigo que pueda dar fe de que ningún miembro de la pareja se casa coaccionado o en contra de su voluntad. Este testigo estará presente antes de la boda, en el Registro Civil o el Ayuntamiento y debe cumplir dos requisitos: ser mayor de edad y acudir con su documento de identidad; y según en qué localidades, se pide que no sea familiar de ninguno de los contrayentes.

Después, para la firma del acta matrimonial, deberéis asistir con dos testigos que asistirán a la lectura del acta y firma. Generalmente estos dos testigos suelen ser dos familiares, aunque también pueden ser amigos ya que, el único requisito que se pide es que sean mayores de edad. La función de estas dos personas es la de firmar el acta matrimonial con la pareja y dar testimonio de que el acto del matrimonio se ha cumplido con éxito.

Recuerda que la clave de todo está en la organización y planificación con tiempo, a vuestro ritmo, y con el mismo amor con el que os habéis prometido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *