Konmari
ARTÍCULOS,  DO IT YOURSELF,  ESTILO DE VIDA

Método Konmari al descubierto para poner orden en casa

21 días de confinamiento aplicando las técnicas de Marie Kondo 

Es el momento perfecto para ordenar tu casa y (re)organizar tu vida. Descubrí el Método Konmari hace unos meses, pero no le di tanta importancia. En los últimos días y desde que se declaró el estado de alarma por COVID-19 hemos sentido la responsabilidad social, aplicando técnicas de teletrabajo a quienes pueden y aplazando bodas y eventos. Es una pena enorme la que se puede llegar a sentir, pero nada comparado con la situación que se está viviendo en el mundo. 

Por eso hay quienes vemos este cambio de planes como una oportunidad para parar, reflexionar y aprender. Marie Kondo es una mujer japonesa experta en organización, autora de los libros: La magia del orden; y La felicidad después del orden. La puedes ver en Nexflix en su mini-serie: ¡A ordenar con Marie Kondo! 

Estos días he estado repasando su método de organización para poder contarlo aquí.

Cómo ordenar la casa con las 6 reglas básicas del Método Konmari 

Regla número 1. Comprométete a ordenar. 

Parece obvio, pero no vale con intentarlo. Ordenar la casa como lo estabas haciendo hasta ahora no tiene nada que ver con ordenarla aplicando el método de Marie Kondo. Esto va a suponer un cambio en tu hogar, pero también en tu vida. ¿Realmente estás comprometida con ello?

Método Konmari

Regla número 2. Imagina tu estilo de vida ideal.

La técnica de la visualización no es ninguna novedad. Hace mucho que se emplea en terapias de psicología para ayudarte a aliviar estrés y acercarte a tus objetivos en la vida. Crear imágenes mentales sobre cómo te gustaría que fuese tu vida, es una técnica muy efectiva para poner foco en ese estilo de vida que quieres alcanzar en un futuro próximo.

Regla número 3. Termina de descartar primero.

Para seguir avanzando, es necesario dejar atrás aquello que quieres descartar. Marie Kondo propone agradecer a esos objetos el haber formado parte de tu vida. Personalmente, creo que es una bonita forma de despedir aquello que te importa, pero que ya no te aporta.

Regla número 4. Ordena por categoría, no por ubicación.

Esto me costó entenderlo tal cual, porque normalmente cuando realizamos una limpieza a fondo en casa vamos haciéndolo por habitaciones: primero el cuarto de baño, luego la cocina, el salón después… Al menos yo lo hacía así. El método Konmari propone seguir un orden por categorías, y lo hace aplicando la regla número 5.

Regla número 5. Sigue el orden correcto.

Primera categoría: la ropa. Has de amontonar toda la ropa que tengas encima de la cama, absolutamente toda tu ropa. Así, vas a ir separando lo que te quedas de lo que ya no quieres.

Segunda categoría: libros. Con los libros, igual. Con todos los libros en un gran montón, Marie Kondo le das da un toquecito para despertarlos, antes de descartar los que no te quedas para ordenar los que sí.

Tercera categoría: papeles. Registros del médico, contratos, garantías de seguro, manuales de instrucciones, documentos financieros, tarjetas de visita… Los papeles se dividen en tres subcategorías: aquellos que sigues utilizando; los que se mantienen durante un tiempo limitado; y los que has de conservar indefinidamente. 

Cuarta categoría: komono. Esta es la categoría más amplia, donde pasamos la mayor parte del tiempo en la cocina, baños, y garaje. Se trata de ir ordenando todos esos objetos que vamos acumulando: CDs, DVDs, juegos y videojuegos; productos de maquillaje y cosméticos; accesorios; objetos de valor; aparatos eléctricos y electrodomésticos; comida de la despensa; vajilla y utensilios de cocina; ropa de cama… 

Quinta categoría: sentimental. Si has seguido todo el proceso en orden, quizás hayas encontrado algún objeto o documento de valor sentimental. Apártalo en su categoría y déjalo para después. Llegados a este punto, es momento de ordenar: fotografías, álbumes, cartas, regalos… Sobre todo, a la hora de descartar algo, sigue la regla número 6 de Marie Kondo:

Regla número 6. Pregúntate si te da alegría.

Probablemente la clave de todo el Método Konmari. Cada vez que estés ordenando, sostén cada objeto y pregúntate si eso te hace feliz. Siempre hay un motivo por el que guardar lo que guardamos. Quizás es algo que te ha acompañado mucho tiempo pero ya no forma parte de esa vida que has estado visualizando. Si es el caso, agradece y despídete de ello.

Considera donar cada cosa que descartes que esté en buen estado.

Si ya convivís juntos, esta podría ser la prueba de fuego que os haga saber si queréis ir un paso más allá en vuestra vida en común. Después de esto, organizar una boda se os hará muy fácil. Si vais a llevar a cabo esta práctica, dejadme vuestra experiencia en los comentarios, ¡por favor!😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *